noticia antigua

Gracias a D. Francisco de la Torre Prados, servita y benefactor de la Orden, la sacristía ha podido ser restaurada y bendecida el mes de febrero de 2006. Sin esta inestimable ayuda, no hubiera sido posible realizar las obras.