Solemne Septenario Doloroso

Con la inminente Cuaresma, damos comienzo a nuestro anual Septenario Doloroso en honor a los Dolores de Nuestra Señora.

Septenario (1)

 

Solemnidad de los Siete Santos Fundadores de la Orden de los Siervos de María

Con motivo de la Festividad Litúrgica de los Siete Santos Fundadores de la Orden de los Siervos de María, se celebrará Solemne Eucaristía el próximo viernes 15 de Febrero a la 19:30h 
 
0001 (1)
 

CULTOS 2015

SOLEMNIDAD DE LOS SANTOS PADRES FUNDADORES

Martes 17 de febrero. Hora: 20:30

Rvdo. Francisco Aurioles de Gorostiza

Párroco de Rute

 

SEPTENARIO DOLOROSO

PRIMER DOLOR

Viernes 20 de febrero. Hora: 20:30.

Rvdo. D. José A. Sánchez Herrera

Párroco de la Parroquia del Corpus Christi

 

SEGUNDO DOLOR

Viernes 27 de febrero. Hora: 20:30

Rvdo. Fray Eugenio Ruiz Prieto

Fraile Dominico y Párroco de la Parroquia de San José Obrero.

 

TERCER DOLOR

Viernes 6 de marzo. Hora: 20:30.

Rvdo. D. Rafael J. Pérez Pallarés.

Sacerdote diocesano

 

CUARTO DOLOR

Viernes 13 de marzo. Hora: 20:30.

Rvdo. D. Gabriel Pérez Sánchez

Corrector de la Orden y Párroco de la Iglesia de la Santa Cruz y San Felipe Neri.

 

QUINTO DOLOR

Viernes 20 de marzo. Hora: 20:30.

Fray Antonio María Nofuentes Montes.

Fraile Servita de la Orden Primera (OSM).

 

SEXTO DOLOR- SOLEMNIDAD DE NUESTRA SEÑORA

Viernes 27 de marzo. Hora: 08:30.

Monseñor D. Jesús Esteban Catalá Ibáñez.

Obispo de la Diócesis de Málaga.

 

VIERNES SANTO- SERMÓN DE SOLEDAD

Viernes 3 de abril. Hora: 22:00

Fraile Servita de la Orden Primera (OSM)

13 de Diciembre. Retiro de Adviento

slide_adviento

Santa María, unida plenamente a Jesús en este tiempo de Adviento, nos lleva a seguir el mismo camino y a vivir este tiempo de fe, la esperanza cierta de una presencia del amor que ya esta con nosotros, pero que se realizara totalmente al final de los tiempos con la venida gloriosa de su Hijo Jesucristo.

El próximo sábado 13 de diciembre la Orden Tercera de Servitas realizará el IV Retiro de Adviento. Será un tiempo para conectar con nuestro interior y compartir reflexiones y servirá para participar juntos de nuestra Fé.

Estará dirigido por nuestro hermano consejero de formación Salvador Villalobos comenzaremos a las diez de la mañana con la Eucaristía que presidirá nuestro corrector D Gabriel Pérez Sánchez y a continuación el  Retiro y después los que queramos compartiremos mesa y convivencia el Retiro se celebrará en nuestra parroquia.
En este retiro pueden participar todas las personas que así lo deseen.

Santa Eucaristia Domingo 7 Diciembre

El próximo domingo día 7 de Diciembre nuestra parroquia de la Santa Cruz y San Felipe Neri  nos convoca a los Siervos de María a la misa dominical que comenzará a las once y media de la mañana oficiada por nuestro corrector D Gabriel Pérez Sánchez

pie
IN DOMINA NOSTRA

RETIRO DE ADVIENTO

RETIRO DE ADVIENTO.

Santa María, unida plenamente a Jesús en este tiempo de Adviento, nos lleva a seguir el mismo camino y a vivir este tiempo de fe, la esperanza cierta de una presencia del amor que ya esta con nosotros, pero que se realizara totalmente al final de los tiempos con la venida gloriosa de su Hijo Jesucristo.

 

El próximo sábado 14de diciembre la Orden Tercera de Servitas realizará el III Retiro de Adviento. Será un tiempo para conectar con nuestro interior y compartir reflexiones y serviráparaparticipar juntosde nuestra Fé.

Comenzará a las 10:00 con la celebración de la Eucaristía en nuestra Parroquia de San Felipe Neri, posteriormente nos retiraremos para meditar y reflexionar sobre los días tan importantes que nos disponemos a vivir durante la Navidad. Tiempo de espera y esperanza.

FESTIVIDAD DE LA BEATA GUADALUPE

MAÑANA DIA 3 DE OCTUBRE LOS SIERVOS DE MARIA CELEBRAMOS LA FESTIVIDAD DE LA BEATA GUADALUPE PRIMERA MARTIR ESPAÑOLA DE LA FAMILIA DE LOS SIERVOS Y SIERVAS DE MARIA.
FUE BEATIFICADA POR JUAN PABLIO II EN ROMA EL 11 DE MARZO DE 2001 Y SUBIDA A LOS ALTARES DESDE ESE DIA.
DESDE AQUI OS PIDO UN RECUERDO Y UNA ORACION PARA NUESTRA HERMANA DE LA FAMILIA SERVITA.
TENEMOS EL PRIVILEGIO DE TENER SUS RELIQUIAS EN NUESTRA SACRISTIA.

PEPE TRUJILLO

BREVE RESEÑA DE SU VIDA Y DE SU OBRA

María Guadalupe Ricart Olmos

(3 de Octubre)

LITURGIA


Beatificada en la plaza de San Pedro en Roma por Juan Pablo II el 11 de marzo del 2001, es la primera mártir de la Familia de los Siervos y Siervas de María.

Postulador de la Causa de beatificación el Siervo de María fr. Tito M. Sartori.         María Guadalupe Ricart Olmos fue en efecto asesinada, en el periodo de la guerra civil española, en Silla provincia de Valencia, el 2 de octubre de 1936.

Nació en Albal, a nueve kilómetros de Valencia, el 23 de febrero de 1881, a los quince años entró en el monasterio de las claustrales Siervas de María Pie de la Cruz  en Mislata (Valencia) y tomo el nombre de María Guadalupe.

Monja profesa, cubrió el cargo de priora del monasterio. El arresto de la sor María Guadalupe no tuvo lugar en el monasterio, sino en la casa de la hermana Filomena donde se había reparado en el momento más difícil de la guerra civil española.

    Aprendida de la casa hacia las dos de la noche del 2 de octubre de 1936, es asesinada cerca de dos horas más tarde en un lugar llamado Sario, en el límite entre Picasent e Silla, en el camino provincial para Madrid.

    De la Beata se señalan la breve y actualizada biografía: P. Tito M. Sartori, OSM, El amor ensangrentado. El martirio de sor María Guadalupe Ricart Olmos de la II Orden de los Siervos de María (23/02/1881- 2/10/1936). Postulación generale, Roma 1999, 73 p.

 

Del “Propio del Oficio de la Orden de los Siervos de Maria” 

Fiel a su Dios hasta la muerte 

María Guadalupe Ricart Olmos nació a Albal (Valencia) el 23 de febrero de 1881 de piadosos padres, Francesco Ricart y María Olmos, modestos campesinos.  En el bautismo recibió el nombre de María Francisca.  A los cuatro años quedó huérfana del padre; tuvo sin embargo, una infancia y una adolescencia serena, en el que manifestó los rasgos esenciales que habrían distinguido sucesivamente su carácter, también de religiosa: desenvoltura, viveza, espíritu de iniciativa, unidos a la capacidad de dominio de si y a una sobresaliente aptitud a la concentración.  A los once años, con ocasión de la primera comunión, a la pregunta del párroco, don Vicente Pastor, si alguien de los hacían la comunión fuera dispuesto a encomendarse a Dios para ser toda suya, contestó rápidamente: Yo lo quiero “. Bien pronto María Francisca enseñó la voluntad de consagrarse a Dios, apoyada en eso por la madre y los hermanos menor Antonio y Filomena, pero contrastada resistentemente por el hermano mayor José. 

EL 11 de junio 1896 María Francisca fue acogida como postulante en el monasterio de las monjas Siervas de María al Pie de la Cruz de Valencia.  A una persona desconocida que, a la entrada, expresó la duda que la joven quinceañera hubiera sido atraída en aquel lugar con engaño, contestó decididamente: Sé muy bien lo que estoy haciendo, porque me llama a Jesús “. María Francisca, llegó a ser sor María Guadalupe, emitió los votos perpetuos el 19 de junio de 1900. 

En el monasterio ella ejerció sucesivamente varios cargos: fue lavandera, maestra de las novicias, priora.  En su vida claustral no se notan hechos extraordinarios, pero una sencillez y una fidelidad absoluta y la rapidez de transmitirles a las hermanas, sobre todo a las más jóvenes, los valores propios de la vida contemplativa: observancia perfecta, cuidado de la alabanza divina”, disponibilidad y caridad, espíritu de penitencia.  Apegada a la espiritualidad servitana, programó su vida sobre la continua meditación de la Pasión de Cristo y los Dolores del beata Virgen. 

En los primeros años de los trastornos políticos que llevaron a la guerra civil española, demostró de estar lista a ofrecer la misma vida por Cristo, también con el martirio; animando a las novicias a tener siempre mayor fervor, a menudo decía: Ofrezcámonos como víctimas “. 

En el 1936 fue obligada por la irrupción de las milicias llamadas “rojas” a dejar el monasterio junto con todas las hermanas de monasterio.  Encontró refugio, por algún tiempo, en casa de sus parientes, luego en casa de la hermana Filomena, dónde siguió ofreciendo la misma vida de oración y trabajo por la conversión de los pecadores y por la conservación de la fe católica en España. 

El 2 de octubre de 1936, a medianoche, cuatro milicianos armados irrumpieron en la vivienda de la hermana para una perquisición en busca de armas; sólo encontraron un escapulario de la Virgen del Carmen en la habitación de M. Guadalupe.  Le preguntaron: ¿Es Usted monja? “; ella contestó impertérrita: Sí, lo soy, y si naciera mil veces, mil veces me haría monja, en el monasterio del Pie de la Cruz “. Enseguida los milicianos la agarraron, la arrastraron sobre un camión y la condujeron en campo abierto.  Los que estuvieron presentes a la detención de María Guadalupe testimonian que ella siguió serena los verdugos, diciendo que se habría ofrecido como víctima por la restauración de la religión cristiana en España y por la vuelta en ella de los Siervos de María.  

Durante el trayecto, María Guadalupe habló tranquilamente con los verdugos, diciendo que los perdonaba, porque le abrían las puertas del paraíso.  Llegaron a las vecindades de la Torre de Espióca “, los milicianos la masacraron, por la única razón que era religiosa y soltera”. De su cuerpo hicieron horrible estrago, como enseñan algunas fotografías realizadas por el médico forense, mandado para reconocer los cadáveres.     

El cuerpo de María Guadalupe fue enterrado en una fosa común del cementerio de Silla (Valencia). Hacia el final de febrero del 1940, acabada la guerra civil, fue puesto en un nicho del mismo cementerio y de allí, algunos días después, fue transportado en el cementerio del monasterio.  En el 1959, cuando las monas fueron trasladadas de Valencia a Mislata, los restos mortales de María Guadalupe fueron sepultadas solemnemente junto al altar mayor de la iglesia del nuevo monasterio. 

El proceso de beatificación y canonización de María Guadalupe tuvo principio el 20 de junio de 1959.  Su martirio fue reconocido con decreto del Sumo Pontífice a Giovanni Paolo II el 28 de junio de 1999.